El Faro del Tostón y sus playas.

Playa Los Charcos - El Cotillo

Fuerteventura atesora enclaves únicos donde la belleza más pura y virgen se entrelaza con las localidades costeras. Un buen ejemplo de ello lo tenemos en la Punta de la Ballena, cerca del pueblo pesquero de El Cotillo, al norte de Fuerteventura.

Aquí se levantó hace más de 120 años el Faro de El Cotillo. Desde hace tiempo este espacio se ha convertido en un lugar especialmente icónico, protagonista de muchas postales de viaje.

Acercarse y visitar esta parte de la isla es toda una experiencia. Su entorno, jalonado de pequeñas calas, es punto de encuentro de caravanistas, surferos y amantes del mar. 

Las Playas en torno al faro del Tostón

Kitesurf en la Playa de los Charcos - El Cotillo
Kitesurf en la Playa de los Charcos – El Cotillo

Caleta del Río, Caleta de la Aduana y Caleta del Marrajo, son las playas más conocidas cerca de la punta del Tostón.

Estas playas llenas de recovecos volcánicos dibujan paisajes únicos que, seguro, te llevarás grabadas en la retina.

A pesar de que las playas a ambos lados del faro están próximas unas de otras, tienen sus singularidades. En las caletas del Río y de la Aduana, a la izquierda del faro, predominan el fuerte oleaje y una abrupta orilla. Mientras que el mayor atractivo de la Caleta del Marrajo, situada a la derecha, son sus tranquilas y transparentes aguas.

Los Charcos es como casi todos llamamos a la Caleta del Marrajo. Está formada por tres calitas consecutivas, separadas por muros naturales de piedra que han ido generando piscinas. Sus aguas son cristalinas y su finísima arena blanca contrasta con la negra piedra volcánica.

Faro de El Cotillo desde la Playa de los Charcos
Faro de El Cotillo desde la Playa de los Charcos

Aquí el viento sopla constante y la temperatura del agua es agradable en cualquier época del año, ideal para practicar windsurf y kitesurf.

En las arenas hay varios corralitos circulares hechos con piedras, utilizados para protegerse del viento.

Si te acercas hasta los Charcos posiblemente te pasarás las horas descalzo paseando por la orilla, o dándole un merecido uso al neopreno, pero seguro que disfrutaras del sol, el aire puro y la naturaleza.

El único elemento arquitectónico que encontramos en este paraje es el faro del Tostón.

El faro del Tostón.

Faro del Tostón
Faro del Tostón

El faro del Tostón se encuentra a unos 5 kilómetros, al norte del pueblo de El Cotillo. Este faro junto con el de Pechiguera, en Lanzarote, y el de Martiño en el islote de Lobos, guían a los barcos que atraviesan la Bocaina. Se construyó a finales del siglo XIX. Actualmente cuenta con tres torres de diferentes alturas y una amplia estancia que alberga un olvidado Museo de la Pesca Tradicional.

Cada una de sus torres se levantó en una época diferente, siendo la de menor altura la más antigua, y la más alta la más moderna. 

Esta singularidad (la de contar con 3 torres) responde a la demanda de los marinos por tener una luz que les orientara en las noches de temporal. Y es que, las corrientes marinas del estrecho que separa Lanzarote y Fuerteventura, son muy intensas y han provocado el encallamiento de varios barcos.

Faro del Tostón - El Cotillo
Faro del Tostón – El Cotillo

El oleaje es tan fuerte que cuando las olas rompían en las rocas, cerca del faro, alcanzaban tal altura que llegaban a tapar la potente linterna. Por ese motivo se han tenido que construir torres cada vez más altas.

La punta del Tostón está rodeada de arrecifes que forman a su abrigo el fondeadero del mismo nombre. Actualmente en las calas próximas al faro nos es imposible imaginar barcos amarrados. Sin embargo, esta zona fue, antaño, uno de los puertos más importantes de Fuerteventura. De aquí salían y llegaban embarcaciones de todas partes. La actividad comercial era tan intensa que se construyó un puesto aduanero. Ese inmueble dio nombre a la cala frente al faro, llamada Caleta de la Aduana.

Por cierto, el topónimo “Tostón”, también está relacionado con el comercio. El tostón era una antigua moneda. En el siglo XVII unos zapatos de mujer costaban aproximadamente 1 tostón, y unos zapatos de hombre de suela gruesa 2 tostones. Esa moneda desapareció en el último tercio del siglo XVIII.

Preguntas frecuentes sobre las playas del faro de El Cotillo:

¿Se puede acampar en la playa de los Charcos?

Aunque antiguamente se acampaba en las playas circundantes al faro de El Cotillo, actualmente no es así. El ayuntamiento de la Oliva, permite la acampada durante determinadas épocas del año en cuatro de sus playas, que son: Caleta Beatriz, Punta Blanca y Mararía o María Díaz, situadas entre Majanicho y el faro. También se puede acampar en la Caleta.

¿Se puede practicar nudismo en las playas cercanas al faro del Tostón?

Sí, tanto en la playa de los Charcos como en las demás, cerca del faro, se puede practicar nudismo sin ningún problema.

¿Es peligroso el baño en las playas cercanas al faro del Tostón?

Las aguas de la playa de los Charcos son someras, ideales para estar con niños. Sin embargo, en las caletas de la Aduana y el Río, las corrientes son más intensas y abiertas al océano. Extrema las precauciones si vas con menores.

Caleta de la Aduana
Caleta de la Aduana

¿Hay servicio de socorrismo en las playas del Tostón?

No, no hay servicio de vigilancia y socorrismo en las playas cercanas al faro de El Cotillo. No obstante es una zona de fácil acceso y donde no es raro ver patrullas de la Guardia Civil.

¿Hay guaguas (autobuses) que lleguen hasta el faro del Tostón?

A pesar de que el Faro del Tostón y las playas circundantes son muy visitadas, el transporte público no llega hasta aquí. Si quieres disfrutar de este enclave tendrás que hacerlo por tus propios medios.

Deja una respuesta